Carbono

Aspiramos a ser el operador oceánico de larga distancia más eficiente del mundo en cuanto al combustible y como tal estamos implementando una variedad de iniciativas que reducirán los impactos ambientales negativos de nuestras operaciones.

Gestión del carbono

Reconocemos que nuestras operaciones tienen una huella importante de carbono y contamos con muchas iniciativas para reducir ese impacto negativo.

Somos miembros de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) y nos hemos comprometido con sus objetivos en relación a la eficiencia del combustible y de las emisiones de carbono, a saber:

  • Una mejora promedio en la eficiencia del combustible del 1,5% anual entre 2010 y 2020
  • Un crecimiento neutral del carbono a partir del 2020
  • Una reducción del 50% en las emisiones netas para 2050 con respecto a los niveles de 2005

Nuestra flota

Fuimos la primera línea aérea en recibir el revolucionario 787-9 Dreamliner en 2014, una aeronave 20% más eficiente respecto del combustible que sus antecesores. El año pasado, tres nuevas aeronaves 787-9 Dreamliner han ingresado a nuestra flota y conforman un total de seis desde junio de 2016. Durante los próximos cinco años, planeamos invertir aproximadamente NZD 2,1 mil millones en nuevas aeronaves. Desde junio de 2016, la edad promedio de nuestra flota fue de 7,5 años, lo que contribuyó a una mayor eficiencia del combustible.

Programa de eficiencia del combustible y reducción de carbono

Estamos logrando la eficiencia del combustible a través de una serie de medidas, en especial, la inversión en una flota moderna a fin de operarla con la mayor eficiencia posible. En 2016, participamos de un equipo de eficiencia de combustible independiente de IATA para realizar un examen en el terreno de nuestras operaciones, realizando una evaluación comparativa de nuestro rendimiento respecto de las buenas prácticas internacionales de la gestión del carbono, e identificando posibles nuevas iniciativas para reducir nuestras emisiones de carbono y los costos del combustible. Los resultados del examen de IATA indican que, en comparación con los ahorros identificados en otras compañías aéreas mundiales, somos una de las líneas aéreas más eficientes del mundo respecto del combustible. Las mediciones promedio de reducción de carbono de una línea aérea identificadas por IATA son cinco por ciento. Los ahorros identificados para Air New Zealand fueron mucho menos en 1,46% (aproximadamente 37.000 toneladas de emisiones de carbono por año). Esto indica que estamos en camino hacia mayores avances mundiales en la eficiencia del combustible.

En 2016, lanzamos un nuevo Programa de reducción del carbono que nos permitirá conseguir mayores ahorros de carbono. Al reconocer que se pueden realizar ahorros importantes de combustible a través de la optimización de rutas y llegadas y partidas a medida con una intervención directa mínima del control aéreo, nos hemos comprometido con las partes interesadas externas que incluyen a la Autoridad de Aviación Civil y Airways New Zealand para ayudar a impulsar las iniciativas en toda la industria. Los altos funcionarios de Air New Zealand y Airways New Zealand supervisarán el nuevo programa para garantizar que las iniciativas estén en buen camino.

Biocombustibles sustentables

Air New Zealand realizó una de las primeras pruebas de vuelo con biocombustibles de la industria de la aviación en 2008, en la que utilizó un biocombustible de segunda generación derivado de jatropha, que comprobó la viabilidad técnica de la utilización de combustibles alternativos. La prueba de vuelo también brindó datos de apoyo para la posterior certificación (ASTM) de biocombustibles basados en cultivos para operaciones aéreas comerciales. La actividad industrial desde estos éxitos iniciales se ha centrado en el desarrollo de cadenas de suministro de biocombustibles ecológicamente sustentables y vialmente comerciales con la utilización de materias primas. Seguimos investigando las oportunidades, tanto a nivel local como internacional, de fomentar y posiblemente obtener biocombustibles de generación avanzada. También continuamos participando de forma activa en los organismos de la industria como el Sustainable Aviation Fuel Users Group (Grupo de usuarios de combustible sustentable para la aviación). Respaldamos al instituto de investigación New Zealand Crown Research Institute SCION en su desarrollo de una ‘hoja de ruta de biocombustibles para Nueva Zelanda.

Compensación

Bajo el Plan de intercambio de emisiones, somos responsables de las obligaciones legales relacionadas con las emisiones de carbono derivadas del uso nacional de combustibles para la aviación y las hemos cumplido. Además, Air New Zealand ofrece a los clientes la posibilidad de compensar de forma voluntaria las emisiones de carbono relacionadas con sus vuelos de Air New Zealand.

Iniciativas operativas

En la actualidad, el uso de combustible para la aviación abarca aproximadamente el 99,5% de nuestas emisiones de carbono. No obstante, también nos comprometemos a reducir nuestros impactos ambientales en todos los niveles de nuestras operaciones. Esto incluye las emisiones de los servicios en tierra que abarcan el transporte, los edificios y el tratamiento de residuos.

  • Electricidad: El año pasado, continuamos reduciendo el consumo de electricidad en todas las áreas de nuestras operaciones comerciales de Nueva Zelanda. Esto ha contribuido a una reducción del 40% en el consumo de electricidad en todas nuestras operaciones en tierra en Nueva Zelanda desde 2011. La cartera de producción de nuestro proveedor de electricidad seleccionado de Nueva Zelanda se basa por completo en recursos renovables, y el próximo año desarrollaremos nuevos objetivos de intensidad de la electricidad
  • Residuos: En 2016, superamos nuestro objetivo de desviar el 70% de nuestros residuos domésticos en tierra desde el vertedero en un 73% de desvío de residuos. También hemos fijado la política de Basura cero para el destino de vertederos para todas las instalaciones de tierra de Auckland para 2020 y hemos logrado una tasa de reciclaje del 74% en 2016.
    Seguido de una serie de reparaciones de oficinas en 2016, donamos 1500 piezas de muebles de oficina usados para la reconstrucción de las escuelas de Fiyi después del ciclón Winston, y otras 1650 piezas donadas a 14 grupos comunitarios y a organizaciones sin fines de lucro de Nueva Zelanda
  • Residuos en vuelo: Trabajamos de manera activa para mejorar nuestros programas de reciclaje en vuelos domésticos e internacionales. En los puertos de ultramar, contamos con equipos de servicio en tierra con base local para ayudar con los residuos en vuelo.
    Este año, colaboramos con nuestro proveedor de servicios de catering de vuelo con base en Auckland, LSG Sky Chefs, y con el Ministerio de Industrias Primarias de Nueva Zelanda para desarrollar un nuevo programa piloto de minimización de residuos en vuelos internacionales para los desechos de cocina. El programa identificó productos de catering de nuestros vuelos (incluyendo los internacionales) que, si no se utilizan, se podían separar de los residuos y reintroducirse en la cadena de suministros por nuestro proveedor de servicio de catering. Los ejemplos incluyen snacks sin abrir y no perecederos, productos secos y bebidas cerradas. Si bien están cerrados e intactos, estos productos anteriormente hubieran ido a un vertedero debido a los protocolos de bioseguridad. El programa también permitió un mayor reciclaje de ciertos envoltorios de bajo riesgo de bioseguridad retirados de vuelos internacionales. Intentaremos mantener y mejorar estos protocolos de reciclaje en los próximos años.
    También continuamos apoyando la iniciativa de minimización de residuos del Aeropuerto Internacional de Auckland para los residuos de cabina no alimenticios en los vuelos de llegada a Nueva Zelanda. Este proyecto fue iniciado por el Equipo de limpieza de Air New Zealand y el Equipo de servicio de operaciones, que reconocieron una oportunidad de reintroducir un proyecto sin uso en los vuelos. El equipo trabaja con OCS WasteLine, el proveedor de tratamiento de residuos del Aeropuerto Internacional de Auckland, que procesa los desechos de cabina y aisla el producto de Air New Zealand. A medida que la iniciativa gana impulso, ahora contamos con un equipo de Residuos y reciclaje en vuelo formado por representates de la tripulación de cabina, que se dedican a alentar a los colegas de la tripulación para crear conciencia y devolver los artículos sin uso a sus posiciones de almacenamiento designadas para evitar que el producto termine en un vertedero. Para el período terminado en junio de 2016, el proyecto alcanzó índices de desvío a vertederos de casi 48% con el reciclaje de productos de desechos secos que no presentan ningún riesgo de bioseguridad
  • Uniformes: Hemos comenzado un programa de reciclaje y reutilización de uniformes para las prendas de segunda mano para evitar que los uniformes simplemente sean destruidos y enviados a un vertedero. Comenzamos a donar sacos sin marca, abrigos de gabardina, pantalones y tejidos de lana merina a organizaciones benéficas que incluyen el Women's Refuge y la Auckland City Mission. Para la mayoría de las otras prendas que no se pueden reutilizar debido a su condición o por su marca y posibles riesgos de seguridad aeroportuaria, planeamos destruirlas y convertirlas en bajo alfombras. En 2016, estimamos que nuestros programas de reutilización y reciclaje de uniformes en Nueva Zelanda ahorren alrededor de 7 toneladas de material que va a vertederos
  • Vehículos eléctricos: Intentamos ser pioneros en tierra con la operación de una de las flotas eléctricas renovables más avanzadas tecnológicamente de Nueva Zelanda. Más del 80 por ciento de la electricidad de Nueva Zelanda proviene de recursos renovables y creemos que los vehículos eléctricos son un componente crítico del camino hacia las emisiones bajas de Nueva Zelanda para el sector del transporte. En 2015 anunciamos que hacia fines de 2017 toda nuestra flota de vehículos ligeros será eléctrica (siempre que existan opciones viables), y vamos por buen camino para lograrlo utilizando una mezcla de vehículos BMW i3 totalmente eléctricos, camionetas Renault Kangoo Maxi ZE 100 por ciento eléctricas para uso en los aeropuertos, e híbridos enchufables Mitsubishi Outlander para viajes de distancias más largas debido a limitaciones regionales actuales de infraestructura de recarga. En 2015, también fijamos un objetivo para nuestra flota motorizada del equipo de servicio en tierra de más de 600 vehículos 100 por ciento eléctricos para 2020, siempre que existan opciones viables