Gold Coast

Hay mucho más que Surfers Paradise en Gold Coast. Este tramo de Queensland tiene más variedad de actividades de las que imaginaste.

Empecemos por las playas. La Gold Coast o Costa Dorada abarca más de 70 kilómetros de magníficas playas del Océano Pacífico. Desde Coolangatta a través de South Stradbroke Island ("Straddie" si quieres sonar como un local), tendrás variedad de opciones para disfrutar de la playa. Un punto muy lindo para conocer es Currumbin Creek, donde podrás nadar junto a una manada de delfines, o practicar stand-up paddle

Buscar vuelos a Gold Coast

Si estás viajando con niños, el siguiente punto en la lista de tareas pendientes será probablemente los parques temáticos - incluso podrían ser una prioridad para los adultos.

Sigue tu camino a Dreamworld, hogar de los paseos Big 9 Thrill. Con nombres como la Torre del Terror 2, la gota gigante y la garra, estos paseos tendrán muchísima adrenalina. También recomendamos visitar WhiteWater World y Wet 'n' Wild Water World. Hay una atracción para cada gusto en Warner Bros Movie World, donde podrás conocer a tus superhéroes favoritos y participar en un show de acción en vivo.

La Gold Coast abarca más de 70 kilómetros de magníficas playas del Océano Pacífico.

La Costa Dorada es también un paraíso para los compradores, imperdible visitar los boulevares arbolados de Surfers abiertos hasta las 9:00 pm todas las noches.

Hay opciones para todos, desde tentempiés hasta cangrejos de caparazón blando inmaculados y carne Wagyu en los restaurantes gourmet de la zona.

Te sugerimos probar los mariscos que sirven los locales de Burleigh Heads. 

El Gold Coast Hinterland está a solo 30 minutos de la costa, pero a un mundo de distancia del frenesí de los parques temáticos y del bullicio de la playa. Encienda los instintos de su explorador mientras camina por la selva virgen, deteniéndose en cañones, cascadas y valles escondidos a lo largo de la ruta. Se puede practicar senderismo, equitación, ala delta y rappel, además de bodegas boutique, pintorescos pueblos y tiendas de artesanía.

No hay nada como un paseo a través del dosel de la selva, seguido de una tarde inolvidable en uno de los spas más lujosos de Australia.