Nueva Caledonia

Nueva Caledonia ofrece una experiencia de vacaciones relajante y divertida al mismo tiempo. Es una tierra de contrastes.

Una mezcla única de estilo europeo y amistad melanesia le da a esta colonia francesa una atmósfera diferente. Comidas gourmet con productos frescos de la isla en las recetas de inspiración gala y playas repletas de bares de estilo europeo. Puedes elegir descansar en sofisticados resorts y luego tener excursiones más aventureras: explorar cañones, cuevas y naufragios.

Buscar vuelos a Noumea, Nueva Caledonia

Y no nos olvidemos de las maravillas de la naturaleza. La isla principal, también conocida como La Grande Terre, ofrece una impresionante variedad de paisajes. Las 9.000 hectáreas del Parque Provincial del Río Azul albergan numerosas especies de aves, incluyendo el cagou sin vuelo ¡un pájaro que ladra! También puedes visitar las tribus Kanak en los valles y estar rodeado de hermosos escenarios que muestran la vegetación tropical de la isla con un efecto impresionante. 

Nueva Caledonia es lo suficientemente grande para ofrecer una impresionante variedad de experiencias de vacaciones. Los bulevares de palmeras de Noumea ofrecen un sabor de la Riviera francesa, mientras que la costa oeste es el hogar de fabulosas playas y llanuras abiertas llenas de ranchos ganaderos. La costa este es muy linda, con cascadas y valles ocultos para descubrir. Las Islas Loyalty offshore ofrecen playas de arena blanca y lagunas turquesas, mientras que la Ile de Pins (Isla de Pinos) es mundialmente famosa por su belleza.

Playas hermosas rodeadas de cafés y bares de estilo bien europeo.

Si bien la naturaleza es imponente, recomendamos destinar un poco de tiempo  para descubrir las riquezas culturales de Nueva Caledonia

Visita el Centro Tjibaou para aprender sobre la cultura Kanak y sumergirte en su arte. Experimente las artes, la música y los bailes locales mientras disfrutas de la mejor comida y bebida local en el mercado nocturno de Noumea todos los jueves. Juega a la petanca o prueba tu suerte en el ajedrez en un tablero de ajedrez gigante en la Place des Cocotiers, a la sombra de magníficos árboles y palmeras.

Sólo un vuelo corto desde Nueva Zeland te separa de una experiencia como ninguna otra.